WEB DINÁMICA PARA CURSOS

Cómo desarrollar un curso de formación on line

anton_busto.jpg

Antonio Busto
Monitor de Formación Ocupacional
y Formación Contínua
17 años de experiencia
En 'Stand By'


ACCESO DE USUARIOS:

Solicitar Preinscripción

La utilización e integración de las nuevas tecnologías en los procesos formativos, se presenta como un gran reto tanto para las instituciones educativas, como para las organizaciones empresariales.
El acceso a las tecnologías de la información y su óptima implantación es, sin duda, uno de los aspectos claves para garantizar el desarrollo de cualquier tipo de organización, siendo innegable los beneficios económicos, sociales y culturales que el uso de las nuevas tecnologías proporcionan, y lo harán en mayor medida en el futuro, para aquellos que las utilicen adecuadamente.
El uso de la tecnología aporta grandes ventajas al sector de la formación, facilitando y potenciando de manera importante el proceso de aprendizaje de la persona, a través de los aspectos más interactivos de los usos de dichos sistemas, proporcionando dinámicas pedagógicas y metodológicas basadas en la colaboración, la comunicación y el acceso a una inmensa cantidad de recursos de información.
Las nuevas tecnologías por tanto, van a transformar los modelos de formación que hemos venido utilizando hasta el momento, tanto de modalidades de tipo presencial como de distancia tradicional. Dicha transformación, no viene establecida por la tecnología por sí misma, ni tampoco será la tecnología quien garantice el éxito de una óptima implantación de un sistema de formación on line.
El uso de la tecnología en formación no debe implicar una pérdida de autonomía y control por parte del formador en el proceso de diseño e impartición de un programa de formación. Es por ello importante, contar con herramientas tecnológicas o lo que conocemos con el nombre de plataformas de teleformación, las cuales deben facilitar el proceso de diseño y definición de cualquier tipo de proceso formativo.
Una plataforma de teleformación ante todo debe caracterizarse por su capacidad para integrar las herramientas y recursos necesarios para gestionar, administrar, organizar, coordinar, diseñar e impartir programas de formación a través de la tecnología Internet/Intranet.
Aún cuando el mayor esfuerzo deba venir determinado por el uso que el individuo y, en especial, el responsable de formación hace de los diferentes recursos tecnológicos, la elección de la adecuada plataforma o sistema orientado a la gestión y distribución de recursos formativos será esencial, con el fin de dotar al responsable de definir los procesos de aprendizaje de cualquier organización de las herramientas adecuadas para facilitar el cumplimiento de sus objetivos.

La adecuada estructura y planificación de los contenidos en un curso on line


El diseño y desarrollo de los contenidos que se vayan a incluir en un curso de formación on line, requieren una adecuada estructuración y una minuciosa planificación que facilite su seguimiento por parte de los participantes en dicho curso.
Por otro lado, solamente podremos asegurar un proceso de aprendizaje satisfactorio, si dicho contenido consta además, de actividades prácticas que permitan facilitar el proceso de asimilación del mismo a la vez que podemos, a través de dichas actividades, realizar un adecuado seguimiento del progreso de cada participante.
La elaboración de un curso de formación a distancia requiere la organización de toda la estructura y material de trabajo en base a módulos y unidades didácticas que faciliten el proceso de aprendizaje del participante. Cuanto más estructuremos el material, más posibilidades tendremos, al mismo tiempo, de llevar a cabo un seguimiento directo sobre el progreso de cada uno de los participantes en el curso.
Lo primero que hemos de tener en cuenta es que el diseño y desarrollo de un curso a distancia se basa en cuatro aspectos fundamentales que cuando están correctamente combinados y compensados, el éxito del curso está garantizado.
· Contenidos
· Materiales de apoyo
· Actividades prácticas
· Comunicación Feedback
· Sistemas de evaluación

El Contenido y Material de apoyo


El contenido y material de apoyo de un curso on line, hace referencia a todo aquel material de tipo informativo y documental que se le aporta al participante como apoyo al desarrollo del curso.
Dicho material podría presentarse en cualquier tipo de formato (impreso, web, multimedia, word, etc), de acuerdo a las necesidades del curso en sí. No obstante, es muy importante que el contenido presente una estructura modular, ya que, este aspecto contribuirá a facilitar el proceso de aprendizaje por parte del participante, así como las posibilidades de control y seguimiento de dicho proceso, por parte del formador.
Los apartados que tendríamos que tener en cuenta en relación con los contenidos de un curso on line podrían ser los siguientes:
· Presentación
· Información General del Curso
· Contenido
· Material Didáctico complementario
· Glosario de Términos
La Presentación de un curso incluirá los aspectos más destacados con respecto al curso en su conjunto. Con respecto a la Información General que se aporta a un alumno, es importante incluir toda aquella información de carácter práctico que hace referencia a la forma en la que se van a llevar a cabo los aspectos generales del proceso formativo: objetivos, metodología, planificación, sistemas de evaluación, FAQs, etc.
El apartado de Contenido hace referencia a la estructura de módulos y unidades en las que puede dividirse y organizarse un curso. Habrá quien pueda llamar a esta manera de organizar el curso lecciones, capítulos, secciones, áreas, etc. En definitiva, lo más importante será presentar una estructura y organización del contenido que permita mantener una línea progresiva y coherente en el proceso de aprendizaje que decidamos establecer. Habrá casos en los que un módulo concreto puede referirse a una capacitación concreta o nivel de competencia que se desee alcanzar.
Sin embargo, lo más normal, es establecer una lógica secuencial, de manera que cada módulo y unidad capacite al alumno para afrontar el siguiente; o bien una lógica global, de manera que el conjunto de módulos brinde el total de la información y del conocimiento y por tanto, permita cubrir los objetivos de aprendizaje previamente establecidos.

Las actividades prácticas. Comunicación y colaboración en el aula


Un curso virtual de formación a distancia no puede plantearse bajo una perspectiva única de acceso a la información por muy bien estructurada que esta esté. El participante no puede ser un receptor pasivo de la misma, sino que es necesario generar entornos que promuevan su participación y una actitud activa orientada tanto hacia el trabajo individual como hacia el trabajo en equipo.
Así, el aprendizaje debe ser considerado como un proceso activo y constructivo, el cual debe mantener al participante en continuo movimiento, es decir, en una actitud orientada a la investigación, el análisis, la organización de la información y la generación de preguntas e inquietudes a través de una comunicación abierta y permanente, no sólo con el formador, sino también con el resto de los participantes del grupo.
Por consiguiente, las técnicas más eficaces serán aquellas orientadas a la creación de dinámicas y actividades de trabajo en grupo, ya que aumentan de manera importante la motivación del participante y, por tanto, su capacidad de asimilación y adquisición del conocimiento.
La colaboración a través del trabajo de grupo permite desarrollar en el participante una mentalidad abierta y flexible a través de la práctica de actividades dirigidas a resolver problemas, investigar, analizar, estructurar y compartir información; además de debatir y defender puntos de vista, a la vez que se adquiere la capacidad de desarrollar proyectos a partir del buen uso de las nuevas tecnologías de la información.
El trabajo colaborativo requiere por parte del formador una gran capacidad de planificación, ya que la elaboración, desarrollo y moderación de actividades orientadas al trabajo en grupo suponen un mayor esfuerzo de preparación, aún cuando los resultados son bastantes más positivos desde el punto de vista del cumplimiento de objetivos pedagógicos y de aprendizaje del participante.
Por ello diremos que la capacidad de gestionar, organizar y coordinar las actividades del grupo de estudiantes participantes en un curso virtual, así como dominar las herramientas disponibles para lograrlo, será una de las características fundamentales que tendrá que aportar el profesor, ya que de ello dependerá el nivel de participación y el grado de colaboración que se pueda llegar a mantener entre todos los participantes del curso.
Todo este tipo de actividad, intercambio y procesos de comunicación en el aula, deberán estar apoyados por herramientas de comunicación tanto síncronas como asíncronas, así como aquellas que permitan al participante en el curso desarrollar los diferentes trabajos a través de la utilización de recursos que le permitan integrar cualquier tipo de formato de material y producir contenidos en HTML si así se requiriera.

Sistemas de Evaluación


El último aspecto importante a tener en cuenta en el desarrollo de un curso de formación on line es el aspecto de Evaluación, es decir, los criterios que tendremos que tener en cuenta a la hora de valorar o evaluar el progreso del participante de un curso on line. Habría mucho que comentar con respecto a este tema, ya que es un elemento importante en un proceso de formación on line.
No obstante, comentaremos simplemente que en formación on line, además de contar con los criterios de calidad y evaluación de trabajos y actividades que cualquier formador puede tener en otras modalidades formativas, en entornos de tipo on line, tendremos también que combinar la valoración de la calidad de los trabajos y participaciones con la cantidad, es decir, el tiempo de acceso a un curso de un participante, el número de intervenciones, comparativas con respecto al progreso individual y de grupo.
Hay que tener en cuenta que la "presencia" en formación on line se mide en función de la participación y por tanto, deberemos hacer los cursos lo suficientemente activos y prácticos como para poder medir, tanto la cantidad como la calidad, lo cual implica participación y seguramente mayor índice de motivación y de aprendizaje.
Mapa del Sitio - Ayuda | Accesibilidad | Privacidad